Blog de bienestar y salud laboral ı RSS

10 fuentes de estrés escondidas en tu oficina


Fuentes de estrés escondidas en tu oficina

Todo mundo sabe que el estrés en exceso es malo para la salud mental, física y emocional. El problema es que no siempre se puede hacer algo al respecto, especialmente en el entorno laboral, uno de los ambientes más estresantes que existen.

El estrés en la oficina puede ser particularmente difícil de manejar cuando no se conoce la causa. Algunas situaciones se perciben como más estresantes cuando suceden en la oficina que cuando tienen lugar en cualquier otra parte. ¿Cuáles son las causas de este aumento en el estrés?

Observa tu entorno laboral. Probablemente existen fuentes de estrés escondidas por doquier. Aquí enumero diez causas que puedes no haber notado antes. Al eliminar estos problemas puedes crear un ambiente más tranquilo y propicio para el desempeño de trabajo productivo y eficaz.

1. El ambiente
El espacio en la oficina necesita ser fluido. Cada espacio va a ser diferente, pero todos tienen que tener una disposición que tenga sentido. Observa dónde está situado cada departamento y dónde están situadas las áreas comunes. ¿Es posible que las personas que tienen que trabajar juntas puedan acceder unas a las otras rápida y sencillamente? ¿El área de descanso está ubicada centralmente?
2. Las sillas
Una mala postura puede dar lugar a dolores de espalda y malestar general (ve esta infografía sobre la postura adecuada para trabajar aquí), esto a su vez puede generar irritabilidad y estrés. Si tus colaboradores se encuentran confinados a un cubículo la mayor parte del día, hazlo tan confortable como sea posible. Busca sillas de buena calidad que sean ergonómicas y se puedan ajustar a diferentes tipos de cuerpo y formas de sentarse.
3. La sala de juntas
Si en tu oficina es habitual que muchas reuniones estresantes tengan lugar en la sala de juntas, considera cambiar los factores. Después de mucha repetición, tus colaboradores pueden comenzar a asociar lugares como la sala de juntas con emociones y sensaciones estresantes, incluso si no todas las situaciones son estresantes. Para evitar que la sala de juntas se convierta en un lugar que tus colaboradores prefieran evitar, cambia frecuentemente las ubicaciones de tus reuniones, incluso te recomiendo llevar a cabo reuniones mientras caminan, si el grupo es lo suficientemente pequeño. (Puedes leer más sobre las reuniones caminando ó walking meetings aquí)
4. La copiadora y otros equipos compartidos
Las herramientas compartidas de trabajo pueden ser enormes generadores de estrés por múltiples razones: si es difícil usarlas, si se encuentran ubicadas en un lugar difícil de acceder, si no tienen un funcionamiento confiable. Es importante invertir en equipo funcional y situarlo en lugares convenientes para todos. Encontrar o arreglar los equipos no son tareas de tus colaboradores y al eliminar estas barreras les permitirás enfocarse completamente en su trabajo sin otras preocupaciones.
5. El baño
Los baños deben estar limpios. Tan simple como eso. No importa el tamaño de tu negocio; la limpieza de los servicios sanitarios tiene que ser una prioridad. Un baño sucio es incómodo y genera estrés innecesario que distrae a tus colaboradores de sus tareas.
6. El área de descanso
Esta zona debe estar limpia por las mismas razones que el baño. En el caso del área de descanso debe haber un sistema para regular el uso de las áreas de descanso. Es importante saber cómo etiquetar los alimentos en el refrigerador para que nadie más los tome, cuándo desechar la comida olvidada ahí, a quién notificar cuando sea necesario re-abastecer el área de café, servilletas y otros insumos.
7. Internet
Hoy en día el acceso a internet es una herramienta indispensable para poder realizar la mayor parte del trabajo en una oficina. Si tu conexión a internet es lenta, será imposible para tus empleados desarrollar su trabajo de forma eficaz y se frustrarán por los problemas relacionados a una mala conexión.
8. La luz (o falta de)
La iluminación natural en una oficina es un calmante natural y ayuda a mantener una buena salud mental. No hay mucho que puedas hacer si el edificio de tus oficinas no cuenta con suficientes ventanas. Intenta sacar la mayor ventaja de las ventanas con las que cuentes para maximizar su efecto en la oficina. Existen formas de imitar la luz natural mediante los focos adecuados y también pintando las paredes con colores cálidos (Lee cómo la iluminación en las oficinas impacta en la productividad aquí).
9. El email
Las bandejas de entrada pueden atiborrarse de mensajes. El simple hecho de saber que tu email está fuera de control, puede hacerte sentir inconscientemente estresado. Una forma de eliminar este factor es acordar con tus colaboradores hablar las cosas cara a cara o por teléfono, lo cual siempre será una mejor opción.
10. ¡TÚ!
Los jefes y los compañeros pueden ser el aspecto más estresante de la oficina. Supongo que no es tu intención estresar intencionalmente a tus colaboradores, pero tampoco creo que estés intentando aliviar su estrés de forma intencional. Genera un ambiente positivo y de apoyo mutuo entre tus colaboradores e intenta empoderarlos en lugar de exigir cosas imposibles de ellos. Todo esto es posible con la comunicación adecuada.

En conclusión, creo que el ambiente laboral siempre estará asociado a cierto nivel de estrés y no es factible ni conveniente eliminar todo el estrés, tus colaboradores no estarían motivados en ese caso. Sin embargo, es importante que te asegures de que todo el estrés tenga una legítima razón de ser. No permitas que factores innecesarios estresen a tus colaboradores y afecten su productividad.

Me interesa conocer tu opinión. ¿Con qué otras fuentes de estrés haz lidiado en tu oficina?


Con nuestros programas de salud y bienestar en el trabajo te ayudamos a generar consciencia sobre el estado de salud de tu organización y a mejorarlo mediante el apoyo de expertos e incentivos. Haz clic en el siguiente enlace para saber más:

Menú de servicios UHMA

 

 

 

Categorías: Consejos de salud en el trabajo Estrés laboral y salud mental