Blog de bienestar y salud laboral ı RSS

La iluminación en las oficinas impacta en la productividad


salud laboral iluminacion oficinas

Uno de los factores en salud laboral, a menudo pasado por alto, que disminuye la productividad de los trabajadores es la iluminación de la oficina. La elección de un patrón de iluminación puede tener un impacto significativo en la productividad de las empresas.

Un estudio realizado por la Sociedad Americana de Diseño Interior indicó que el 68% de los empleados se quejan de la iluminación en sus oficinas. Este hecho implica que muchas empresas podrían estar cometiendo los mismos errores. Los dos escenarios más comunes para la iluminación disfuncional de la oficina son: luces demasiado suaves y luces demasiado duras. 

Otro estudio reveló que existe una fuerte relación entre la exposición a la luz del día en el lugar de trabajo y el sueño, el nivel de actividad y la calidad de vida.

A diferencia de los trabajadores que laboran en oficinas sin ventanas, las personas que ocupan oficinas con ventanas, recibieron 173% más exposición a la luz durante las horas de trabajo y durmieron un promedio de 46 minutos más por noche.

También hubo una tendencia interesante de los trabajadores de oficinas con ventanas, quienes son más activos físicamente que los que no las tienen. Los trabajadores sin ventanas reportaron puntajes más pobres que sus contrapartes respecto a la calidad de vida relacionada con vitalidad física y calidad de sueño.

"El nivel en el que el horario de exposición a la luz impacta en los trabajadores de oficina es notable", dijo Ivy Cheung, coautor del estudio publicado en un suplemento de la revista Sleep, estudiante de doctorado en el programa de Neurociencias de la Universidad de Northwestern, Chicago, Illinois, EE.UU.

El grupo de estudio estuvo formado por 49 trabajadores de oficina del turno diurno, donde 27 lugares de trabajo carecían de ventanas y 22 sí las poseían. La calidad de vida relacionada a la salud se midió utilizando el cuestionario Short Form-36 (SF-36), la calidad del sueño se evaluó con el Índice de Calidad del Sueño de Pittsburgh (ICSP). La exposición a la luz, la actividad física y el sueño se midieron por actigrafía (método no invasivo que permite, mediante un pequeño sensor, normalmente colocado en el brazo no dominante, valorar los periodos de reposo y actividad), aplicada a 21 participantes, de los cuales 10 se encontraban en los lugares de trabajo sin ventanas y 11 en los lugares de trabajo con ventanas.

Según los autores, en el diseño arquitectónico de los entornos de oficina se debe tomar en cuenta la exposición a la luz natural, ya que ésta puede contribuir al bienestar de los empleados. "La calidad de vida y el sueño en los empleados de oficina con turno de día se puede mejorar a través del énfasis en la exposición a la luz natural y los niveles de iluminación", mencionó Cheung.

Luz natural vs. luz artificial

Las luces suaves pueden ser perjudiciales para la productividad por varias razones. En primer lugar puede causar fatiga visual y dolores de cabeza, ya que cuando la iluminación es insuficiente, los ojos se ven obligados a trabajar mucho más. En segundo lugar puede ocasionar somnolencia y falta de concentración, lo que obviamente tendrá un impacto negativo en la motivación de los trabajadores.

Las luces duras, más comunes que las suaves, son igual de perjudiciales. Las luces fluorescentes, especialmente, tienen efectos negativos sobre los empleados, pues ocasiona tensión ocular y es un fuerte detonador de dolores de cabeza y migraña. Este tipo de iluminación también hace que sea más difícil enfocar la vista.

La mejor alternativa a los sistemas de iluminación suave y dura es la luz natural. Reforzando el estudio que mencioné al principio del artículo, otro estudio realizado en el Reino Unido, demostró que las ventanas eran un factor determinante en la satisfacción de los ocupantes de un edificio. Este efecto se debe a que el nivel de iluminación puede afectar al cuerpo humano de dos maneras: directamente, respecto a nuestra capacidad para poder ver e indirectamente, sobre nuestro estado de ánimo, comportamiento e incluso a nivel fisiológico en el equilibrio hormonal.

Al realizar modificaciones en la arquitectura de tal manera que se favorezca la iluminación natural, se ha demostrado que los trabajadores son más felices y están más motivados, se enferman menos, disminuye el ausentismo y presentismo y por lo tanto son más productivos.

Un ejemplo a seguir

El costo inicial de una remodelación arquitectónica para favorecer la iluminación puede parecer desalentador, pero las ganancias obtenidas por ahorro de energía y productividad compensan el costo de inversión.

Un claro ejemplo es este caso destacado que ocurrió a finales de 1980 en la oficina de correos de Reno, Nevada, EE.UU. donde se realizaron modificaciones para tener una iluminación más amigable. Este acto se tradujo en un ahorro energético de más o menos $50,000 dólares por año, pero  las mejores reales llegaron en forma de productividad de la fuerza laboral. El equipo se convirtió en el más productivo del medio oeste del país, los operadores de máquinas bajaron sus niveles de error y el impacto económico por el aumento de productividad fu de aproximadamente $500,000 dólares por año. 

Este no es un caso aislado, muchas otras empresas estadounidenses han reportado aumentos en la productividad como resultado de la renovación de la iluminación.

Al ser la luz, el componente clave de la visión y la responsable del 80 al 85% de nuestra percepción del mundo que nos rodea, no es difícil darse cuenta de por qué no debemos ignorar la creación de estrategias de iluminación adecuadas para nuestras oficinas.

 eBook gratis 10 reglas esenciales para el éxito de tu programa corporativo de bienestar

Categorías: Estrés laboral y salud mental