Blog de bienestar y salud laboral

Bienestar empresarial. Productividad garantizada.


 productividad

Las organizaciones siempre están tratando de innovar en cuanto a procesos internos y nuevas tecnologías, para elevar la productividad y mejorar sus resultados. 

Actualmente no basta con reestructurar una empresa a nivel de recursos humanos y tecnológicos, la globalización nos obliga a pensar en nuevas formas de cuidar a nuestra fuerza laboral. En esta búsqueda, el objetivo más importante para las organizaciones es lograrlo obteniendo al mismo tiempo resultados tangibles: productividad y retorno de inversión.

Conociendo a tu fuerza laboral

La salud de una empresa está determinada por varios factores, como la salud física y mental de sus empleados, el equilibrio entre la vida personal y laboral de cada uno de ellos, y lograr establecer una cultura de salud laboral. Este último factor es el más importante puesto que es el punto de partida para extenderlo a toda la organización, esto se logra generando políticas de salud que debemos incluir en nuestra visión y misión.

¿Dónde impacta la salud de la empresa?

  • Productividad
  • Rentabilidad
  • Desempeño
  • Rotación de personal
  • Calidad del producto o servicio

¿Dónde impacta la salud de la fuerza laboral?

  • Ausentismo
  • Estrés
  • Enfermedades físicas y mentales
  • Desempeño
  • Compromiso

Preocuparse por su talento humano implica conocerlo, y por ello, los líderes en recursos humanos tienen que identificar sus problemas, analizar los factores culturales y de comportamiento, y evaluar su estado actual y el estado que quieren conseguir. A partir de este análisis podrán diseñar políticas de salud con beneficios y compensaciones que estén acordes a su población para estimularlos y motivarlos al mismo tiempo que los ayudan a lograr un estado de bienestar.

Es primordial realizar esta evaluación porque en muchas ocasiones la causa de que los programas de bienestar fracasen, es que el personal no percibe sus beneficios. Este fenómeno se debe a que tales programas no se han articulado pensando en que el trabajador tenga satisfacción laboral, motivación, libertad de comunicación, sentido de pertenencia, incentivos, y potencial de desarrollo y crecimiento profesional. Con estas características lograremos un ambiente positivo, desafiante y de compromiso.

México: el país que más trabaja y menos produce

Si la productividad en nuestro país es muy baja, cómo explicamos que México, entre los países que pertencen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es el que más horas laborales reporta por habitante, respecto a trabajo remunerado y no remunerado.

La baja productividad es atribuible, entre otras cosas, a la falta de desarrollo empresarial y por lo tanto a la carencia de empleos, también propicia la indiferencia y el desánimo de la población para buscar un trabajo digno, pues la visión colectiva es la de que no hay. Siendo así, el individuo se conforma con cualquier ocupación, generalmente una de muy baja productividad, que no requiere preparación especializada, lo que resulta en una muy baja remuneración y que al final cierra un círculo vicioso. ¿El resultado? Mal servicio, trabajo hecho de mala gana, mala calidad en el producto, metas no cumplidas, clientes descontentos y en general una empresa mediocre, por eso no es de extrañarse que prefiramos, en la mayoría de las ocasiones, marcas extranjeras.

Para darle la vuelta a este fenómeno tenemos que contribuir a mejorar considerablemente las condiciones de trabajo y lograr que la población de nuestro país cambie su percepción respecto a las oportunidades y a los centros de trabajo. 

Los ciudadanos no se atreven a protestar pues saben que eso depararía en su despido, y de esta forma, nadie progresa.

Invertir para producir

El hecho de que los integrantes de las organizaciones se sientan felices genera un crecimiento positivo para la empresa y para el país. Sensibilizar a cada empresa para que implemente políticas de salud que vayan más allá de revisiones médicas periódicas, no es tarea fácil, sobre todo si hay que gastar tiempo y dinero para obtenerlo.

Además, generar una cultura de salud dentro de la empresa implica abarcar a los miembros de ésta y a su familia. Elige una estrategia sencilla, económica y divertida en la que abarques a toda la población, incluyendo a sus seres queridos. En la actualidad existen varias empresas dedicadas a la promoción y generación de programas de salud y bienestar empresarial.

¿Quieres mejorar la productivdad en tu empresa? El mejor lugar para comenzar es cuidando de tus colaboradores. Toma el primer paso leyendo el eBook Programas corporativos de bienestar y descúbre cómo hacer que tus colaboradores se comprometan con tu empresa.

eBook Programas Corporativos de Bienestar

Categorías: Cultura corporativa

 

Agradecemos tus comentarios