Blog de bienestar y salud laboral

Burnout: El paradigma mexicano del compromiso


burnout-fatiga-laboral-y-compromiso

Yo soy de Guadalajara y al llegar a la Ciudad de México tuve varias entrevistas de trabajo y me llamó la atención que en cada lugar al que iba los horarios laborales eran ambiguos. Sí, había una hora de entrada y de salida, pero ésta última no era respetada, pues casi siempre tendría que quedarme un par de horas más. Lo que más me sorprendió es que esta carga de trabajo se pactaba desde el principio y con mucha naturalidad, lo que me llevó a pensar que esta situación era de lo más normal.

Y es que la mayoría de las organizaciones no ofrecen los recursos óptimos a sus colaboradores para poder desarrollarse y llevar una vida equilibrada, además de que en nuestra cultura laboral existe la creencia de que quien trabaja más horas de lo legalmente estipulado, es una persona comprometida y responsable, por demás, productiva. Incluso en algunas empresas es mal visto entre jefes y compañeros si alguien sale de la oficina puntualmente, pero la realidad es que un ritmo de trabajo de más de 45 horas a la semana está afectando tanto a los colaboradores como a las empresas.

México fue considerado por la Organización Mundial de la salud (OMS) como el país más estresado a nivel mundial, pues un 75% de los trabajadores padecen de fatiga laboral o lo que se conoce como el síndrome del burnout. Las consecuencias van desde el bajo rendimiento, ausentismo y presentismo laboral hasta las afectaciones cardiovasculares, gastritis y trastornos de ansiedad.

¿Quieres saber si padeces de burnout? Realiza un pequeño test dando clic aquí

En un estudio realizado por la UNAM se menciona que la adicción al trabajo suele ser una de las alteraciones más frecuentes entre los empleados y va en incremento debido a la tecnología, como es el caso de atender llamadas o correos electrónicos con un smartphone en cualquier lugar y en cualquier momento.

Las personas sienten la responsabilidad de cumplir con estas prácticas por miedo a perder su trabajo, pero aclara la psicóloga Erika Villavicencio “ser adicto al trabajo no es sinónimo de compromiso”, pues existe el paradigma de pensar que por el simple hecho de ser contratado y recibir un sueldo, se debe retribuir con el total cumplimiento de objetivos no importa el impacto que esto tenga en la salud mental y física, así como en la vida personal.

Esto no es así. El colaborador recibe un sueldo pero quien le contrata recibe su tiempo y su trabajo a cambio; aportar más de lo esperado puede sonar a compromiso laboral, pero llegar al agotamiento no es benéfico ni para la empresa ni para la persona. Por eso es fundamental que los empleados conozcan la diferencia y que las organizaciones faciliten el entorno apropiado para que un verdadero compromiso se produzca y se cree un sentimiento a largo plazo.

Un paradigma se define como todo aquel modelo, patrón o ejemplo que debe seguirse en determinada situación, y de la misma manera en que se formó, existe la posibilidad de que se transforme.

 

Nueva llamada a la acción

 

Categorías: Cultura corporativa Estrés laboral y salud mental Seguridad ocupacional y prevención

 

Agradecemos tus comentarios