Blog de bienestar y salud laboral

Detén la microgestión


Microgestión

¿Alguna vez has escuchado hablar del término microgestión? No te preocupes si no lo haz hecho, probablemente estés más familiarizado con el concepto de lo que te imaginas.

Según el diccionario Merrian Webster, microgestión o micromanagement quiere decir “Administrar o controlar con una atención excesiva detalles de poca importancia, detalles que en general competen a algún subordinado”. Al leer esta definición nos damos cuenta que este concepto no es tan ajeno después de todo.

Este problema se puede encontrar en casi todas las empresas, en mayor o menor medida y es una de las causas más comunes por las que se reduce la productividad en el trabajo. Esto se debe a que en lugar de delegar, los líderes observan y corrigen cada detalle de lo que hacen sus colaboradores, lo que impide que se empoderen y asuman la responsabilidad por sus logros, que es lo que nos hace crecer y mejorar constantemente.

¿Cómo saber si alguien es un microgestor?

A continuación te presento una lista de señales que te ayudarán a revelar si tu jefe, o incluso tú, es un micogestor. En general, suelen:

  • Resistirse a delegar tareas
  • Estar al tanto de cada detalle de cada proyecto
  • Corregir detalles pequeños, en lugar de observar el proyecto como un todo
  • Apoderarse del trabajo que habían delegado si encuentran un error
  • Prohibir a las personas a tomar decisiones sin consultarlos antes

Usualmente quien microgestiona, lo hace pensando que así aumentará la calidad del trabajo, sin embargo, lo que logra es aumentar el nivel de estrés y deteriorar la confianza de sus colaboradores, así como el clima laboral de la empresa.

El lado positivo es que cada vez son más los líderes que se percatan que microgestionar impide el crecimiento de sus colaboradores y sus empresas, decidiendo abandonar esta práctica.

Si después de haber leído esto has detectado que tú eres un microgestor, te presento algunas estrategias para detener esta práctica:

Contrata a la persona adecuada
Es mucho más fácil crear una cultura de responsabilidad con personas que ya son responsables. Pareciera que esto puede alargar el proceso de reclutamiento, pero es mejor tomar un par de horas más conociendo a los candidatos para encontrar a alguien con quien sientas confianza para trabajar y no contratarlo sólo porque tiene más experiencia o títulos. Esta confianza se traducirá en mayor compromiso, mejor comunicación y desempeño para ti y el recién llegado. Para conocer técnicas que te ahorren tiempo en el reclutamiento de la gente adecuada, puedes leer este artículo
Comunica y delimita bien cada responsabilidad 
Si le comunicas a cada persona sus responsabilidades y tus expectativas, es mucho más fácil que se comprometan a lograrlas. Para esto te recomiendo mantener una sesión informativa con tus colaboradores periódicamente, como cada seis meses, donde les hagas saber de forma personal su responsabilidad y metas.
Empodera a tomar decisiones 
Si logras que tus colaboradores tomen sus propias decisiones, será mucho más fácil que se apoderen de las responsabilidades. No me refiero que los dejes que hagan lo que quieran, sino que te mantengas al tanto preguntando qué están haciendo y cómo los ayudará a lograr sus objetivos.

La microgestión es una práctica que apesar de ser muy común, influye de manera negativa en la productividad de las empresas, muchas veces la perpetuamos como un resago cultural sin darnos cuenta, pero está en nosotros detenerla por el bien de nuestras empresas.

Si deseas conocer formas en las que puedes mejorar la productividad y la comunicación en el trabajo te recomiendo descargar la presentación 101 tips de salud laboral.

New Call-to-action

Categorías: Estrés laboral y salud mental Liderazgo Cultura corporativa

 

Agradecemos tus comentarios