Blog de bienestar y salud laboral

No fallaste corazón


día mundial del corazon uhma

"Vierte corazón tu pena
donde no se llegue a ver
por soberbia y por no ser
motivo de pena ajena."

Así reza un poema de la colección de Versos sencillos de José Martí y aunque existen miles de poemas y canciones dedicadas a este órgano vital como vertedero de penas y enamoramientos, su principal función es en realidad impulsar la sangre a todo nuestro cuerpo. Mi intención no es enfriar la intensidad poética con la que había comenzado este artículo, si no todo lo contrario, el corazón es nuestro compañero de vida, nuestras emociones le dictan el ritmo y no descansa ni un segundo con el fin de conducir todos los elementos esenciales al resto del cuerpo. 

Esta introducción es el pretexto para anunciarles que hoy es el Día Mundial del Corazón gracias a la iniciativa (en el año 2000) de la Federación Mundial del Corazón, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). El propósito de celebrar este día es recordarnos que la salud de nuestro corazón –y por lo tanto de nuestro cuerpo–, está en nuestras manos. Sin darnos cuenta, día a día destruimos el equilibrio de este vital músculo reduciendo nuestra calidad y tiempo de vida. Por ello Uhma se une a la causa y te da cuatro consejos básicos para un corazón sano. 

1. Muévete

La recomendación sobre actividad física de la OMS, para adultos de 18 a 64 años, es de mínimo 150 minutos semanales, es decir, 25 minutos diarios de intensidad moderada.

Como cualquier otro músculo, si el corazón no recibe su entrenamiento diario, pierde su fuerza de contracción, por lo tanto la irrigación sanguínea será deficiente y no transportará suficiente oxígeno a todos los tejidos del organismo, tendrá que latir más rápido y se cansará más pronto.

Los estudios son contundentes: la ausencia de estimulación física regular triplica el riesgo de mortalidad por accidente cardiovascular.

¡Tranquilo! No tienes que correr a inscribirte a un gimnasio, simplemente haz pequeños cambios en algunos hábitos de tu vida cotidiana, por ejemplo:

  • Haz como nosotros en Uhma, el Dr. Benjamín Villaseñor, director médico, lleva a cabo algunas reuniones caminando alrededor de la calle donde se encuentran nuestras oficinas. 
  • Reconcíliate con las escaleras y no utilices al 100% el elevador.
  • Estaciona tu automóvil más lejos de tu destino.
  • Muévete más a pie o utiliza de vez en cuando transporte público, por ejemplo, donde tengas que transbordar y caminar.

 

2. Cuida tu dieta

Una dieta saludable puede reducir el riesgo de cardiopatías o enfermedades del corazón. Algunas de las afecciones que nos pueden conducir a una cardiopatía pueden estar directamente relacionadas a la dieta y el estilo de vida, como el colesterol alto, la hipertensión arterial, la obesidad y la diabetes tipo 2.

Si no sabes por dónde empezar a elegir tus alimentos, consulta a un nutriólogo. Las recomendaciones generales para una dieta equilibrada son consumir:

  • 5 porciones diarias de frutas y verduras variadas,
  • cereales integrales,
  • carnes magras,
  • pescado,
  • gran cantidad de legumbres,
  • moderar el consumo de sal y azúcar.

 

3. Deja de fumar

Sin importar en qué forma se consuma, el tabaco es el enemigo número 1 del corazón. Promueve la formación de coágulos en la sangre y rigidez en las arterias, pero no sólo eso, aumenta el ritmo cardiaco y la presión arterial, por lo tanto estamos "cansando" continuamente a nuestro pobre corazón. La exposición pasiva al humo del tabaco también implica riesgos, la buena noticia es que este riesgo comienza a disminuir en cuanto dejamos de consumir el tabaco y en tan sólo un año se puede reducir a la mitad. 

 

4. Mídete

No puedes mejorar lo que no has medido. Consulta regularmente a tu médico y monitorea los signos vitales cuyos niveles altos pueden representar un factor de riesgo para infarto:

  • Presión arterial
  • Nivel de glucosa
  • Nivel de colesterol

 

En Uhma promovemos una campaña de valoraciones médicas en el lugar de trabajo, es la forma más práctica y económica de comenzar un programa de salud laboral y obtener un diagnóstico general de tu empresa. Así mismo, tus colaboradores pueden darle seguimiento a su salud con módulos de telemedicina instalados en sus oficinas.

Recuerda que la "relación" más importante se basa en un intercambio: un corazón será incondicional sólo si le damos los elementos necesarios para su buen funcionamiento.

Cursos_programas_corporativos_de_bienestar

Categorías: Consejos de salud y bienestar

 

Agradecemos tus comentarios