Blog de bienestar y salud laboral

Cuidado con tu CheckUp


Checkup médico

Prometeo es un héroe de la mitología griega que, engañando a Zeus, robó del Olimpo una chispa del fuego eterno, a fin de alumbrar a los hombres. Zeus, enfurecido, ordenó que lo encadenaran en lo alto de un peñasco, donde cada día llegaría un buitre a arrancarle las entrañas.

Los hombres, ahora poseedores de la luz, eran muy felices, lo cual incomodaba a Zeus, por lo que ordenó que se construyera una formidable caja que serviría de dote para Pandora y su prometido Epimeteo. La pareja recién casada viviría entre los hombres, en un ambiente de infinita felicidad, con la condición de que nunca abriera la caja. Zeus confiaba en que la curiosidad llevaría a Pandora a abrir la caja, lo cual ocurrió eventualmente, liberando todos los males de la humanidad, hasta entonces desconocidos: la muerte, la peste, el hambre y la guerra.

valoraciones médicas

En la actualidad, la tecnología médica y sobre todo los estudios radiológicos (tomografía computada, resonancia magnética, ultrasonidos, tomografía por emisión de positrones), nos asombran con imágenes de nuestro interior. La representación tridimensional de estructuras que se pueden manipular y teñir de colores es fantástica, y muy común hoy en día. La imagenología es uno de los servicios que más rápido ha crecido en el área del cuidado de la salud, –en la actualidad realizamos diez veces más resonancias magnéticas que hace veinte años–.

Los médicos podemos ver anormalidades en el cuerpo, del tamaño de la punta de un alfiler. Si un paciente presenta síntomas, estas tecnologías son muy útiles para revelar lo que está mal –si hay por ejemplo, líquido alrededor del corazón, sangre en el cerebro–, y a partir de ahí, iniciar el tratamiento. ¿Entonces por qué no someter a estos diagnósticos, a personas que no presentan síntoma alguno? La esperanza de detectar una enfermedad silenciosa que podamos estar desarrollando puede parecer una estrategia simple y obvia.

Existen varios centros médicos que ofrecen CheckUps o valoraciones médicas completas a personas saludables, –con estudios de laboratorio y gabinete–, a lo largo de todo un día. Cuando se realiza esta gama de pruebas de diagnóstico temprano y se visualiza cada órgano, hueso y músculo, tres de cuatro personas asintomáticas, son diagnosticadas con algún tipo de anormalidad –en promedio 2.8 anormalidades por persona–.

Algunos ejemplos y datos curiosos:

  • Incluso si no tenemos dolor en las rodillas, o un antecedente de habernos lesionado, 40% de nosotros tendremos daños en los meniscos que se detectarán en una resonancia magnética. 
  • Entre las personas sin dolor de espalda, más del 50% tienen discos lumbares protruidos. 80% si sólo incluímos a los mayores de 50 años de edad.
  • 1 de 10 adultos sin síntomas tienen piedras en la vesícula.
  • 7% de los menores de 50 años han tenido enfermedad vascular cerebral (popularmente llamada derrame) sin siquiera haberse enterado.
  • 15% de los fumadores tienen pequeños nódulos visibles en sus tomografías de tórax.

Si tienes un resfriado al momento de acostarte en el tomógrafo, es prácticamente un hecho que serás diagnosticado con sinusitis (inflamación de los senos paranasales). Aquí es donde te empiezas a dar cuenta de los peligros de diagnosticar de más. Estas pruebas, por maravillosas que parezcan, frecuentemente encuentran mucho de lo que hay dentro de nosotros, tal vez demasiado.

Si te diagnostican sinusitis, puede ser que recibas una receta para antibióticos que no necesitabas. Tal vez te recomienden quedarte en casa por una semana, en lugar de ir a trabajar y sufrir tres días de mocos y estornudos. Probablemente te pidan que te realices otra tomografía para asegurarse de que tus senos "se limpiaron", lo cual aumenta tu riesgo por sobreexponerte a la radiación (cuando realmente no necesitabas ni la primera tomografía), así como tu riesgo de sobre diagnóstico.

Más problemático aún, es descubrir una anormalidad cuando te sentías de maravilla. El ginecólogo te hace un ultrasonido de los ovarios para buscar quistes, pero encuentra algo raro en tus riñones que no había producido problemas. Estos descubrimientos inesperados son extremadamente comunes y, aunque son pocas las personas que se ven beneficiadas por haber revelado lo oculto, la explosión que se desencadena en pruebas de repetición (para asegurarse de que estas irregularidades no estén cambiando rápidamente dentro de ti), tratamientos farmacológicos, biopsias y cirugías, convierten a miles de personas asintomáticas en pacientes. Muy a menudo, los Check Ups exponen, a personas que pudieron nunca haber desarrollado síntomas o enfermedades, a los daños que resultan de tratamientos innecesarios. Estas son las historias que a nadie le gusta compartir, incluso cuando te cuentan del caso de un tumor de pulmón que se encontró incidentalmente y fue exitosamente removido. Muy a menudo estas pruebas llevan a una cascada de decisiones difíciles para el ahora paciente y su médico: ¿le das seguimiento a una persona con antígeno prostático elevado, sabiendo que habría que operar y darle radioterapia a 47 hombres para salvarle la vida a sólo uno por cáncer de próstata?

El nivel de conocimiento sobre el funcionamiento del cuerpo humano que nos permite tener la tecnología moderna es asombroso; es muy difícil resistirse a echarle un vistazo a nuestro interior. Pero tenemos que ser precavidos al iniciar una indiscriminada casería de brujas en aquellas personas en las que no hay razón alguna para sospechar que algo está mal clínicamente.

El exceso de conocimiento puede producir problemas. Zeus escondió el fuego del hombre; después del robo de Prometeo, Zeus le envió al hombre a Pandora y su caja en retribución.

eBook Programas Corporativos de Bienestar

Categorías: Seguridad ocupacional y prevención Innovación en recursos humanos

 

Agradecemos tus comentarios